Fotografía de retrato. Más allá de un rostro

La fotografía de retrato, más que un acercamiento a los rostros, es la historia que reflejan

A lo largo de la historia el hombre siempre ha tenido la necesidad de registrar todo lo que ve y gracias a eso es que nace el retrato como una técnica con la cual se representaba la figura humana de diferentes formas. El arte y la tecnología que durante siglos fueron progresando dieron paso a la fotografía de retrato, que hoy en día es una de las especialidades de la fotografía profesional que gusta mucho por ser un modo de captar la esencia de las personas para inmortalizarla.

Si quieres catalogarte como un profesional en la fotografía de retrato lo primero que debes saber es que hay distintos planos para hacer un retrato. Debes cuidar la proporción y determinar lo que quieres expresar visualmente ¿Ya los dominas todos?

Plano general

Este plano ayuda a conocer de pies a cabeza a tu modelo y un poco del contexto que lo rodea. Aquí debes cuidar que el fondo no predomine más que la persona, encuentra el punto estratégico que la destaque mejor y su cuerpo logre una buena comunicación.

Plano americano

El siguiente encuadra desde la cabeza hasta el medio muslo y nunca debes cometer el error de cortar a tu modelo exactamente a la altura de sus rodillas, ya que deforma la figura y no es estético.

Fotografía de retrato. Más allá de un rostro 1

Plano medio

Abarca de la cabeza a la cintura del modelo. Con el puedes lograr tener más detalle de las expresiones de su rostro para ello debes generar confianza que se refleje en cada una de tus tomas. Este plano se utiliza mucho para retratos formales.

Fotografía de retrato. Más allá de un rostro 2

Plano corto

Permite crear retratos más expresivos gracias a la proximidad que debes guardar con tu modelo. El encuadre es de la cabeza hasta los hombros y puedes aprovechar la cercanía para transmitir diferentes emociones a través de su rostro.

Fotografía de retrato. Más allá de un rostro 3

Primerísimo primer plano

Este plano se centra únicamente en el rostro de la persona, en él los ojos juegan un papel muy importante, ya que son el punto focal de la fotografía con los cuales puedes generar mucha expresividad.

Fotografía de retrato. Más allá de un rostro 4

Antes de dedicarte de lleno a la fotografía de retrato, te recomendamos practicar cuantas veces sean necesarias, esto te ayudará a ir perdiendo el miedo a tener que dirigir a una persona y a determinar con rapidez los planos que quieras emplear.

Pero ahí no termina todo, a continuación, te diremos cuáles son los otros elementos que entran en juego en la fotografía de retrato, así te sugerimos ponerte cómodo y continuar leyendo.

Modelo

Lógicamente sin este factor humano, la fotografía de retrato no podría llevarse a cabo. No es necesario que contrates a modelos profesionales; no te compliques, puedes pedirle a algún familiar o amigo que te ayude. Ambos saldrán ganado; tú, practicarás y tendrás tomas que respalden la calidad de tu trabajo y esa persona, tendrá fotos para agregar o crear su book.

Objetivo

Ya tienes a tu modelo, ahora necesitas tu cámara. La elección del objetivo depende de lo que quieras encuadrar de la figura de tu modelo. La mayoría de los fotógrafos profesionales en esta especialidad recomiendan utilizar un 35mm o un 50mm.

Luz

Es un elemento imprescindible en la fotografía profesional con el cual puedes experimentar para obtener resultados originales. Recuerda que la fotografía de retrato es una disciplina estética, así que cuida mucho las sombras y siluetas que puede generar la luz en el rostro y puedan llegar a deformarlo.

Flash

Es un accesorio recomendado, mas no necesario porque lo ideal es trabajar con la luz natural del lugar, pero si te encuentras en una situación con poca luz procura usar un flash externo, es decir, que no sea el que tiene integrado tu cámara; un flash de relleno te ayudará eliminar sombras y un flash para retratos nocturnos evitará el efecto de ojos rojos.

Fondo

Aunque dijimos que no debe resaltar más que el modelo, sí se debe contar con un fondo adecuado, ya sea en exterior o en interior el fondo debe aportar información atractiva a la fotografía. Una buena opción es utilizar planos cortos y aperturas amplias para desenfocar el fondo o si prefieres algo sencillo, puedes probar con un fondo de color uniforme.

Fotografía de retrato. Más allá de un rostro 5

Como última recomendación, el fotógrafo antes de comenzar la sesión debe conocer un poco a la persona que será su modelo con la finalidad de conocer su carácter y generar una confianza que ayude a crear una serie de fotografías que logren transmitir sensaciones y emociones, de lo contrario podrán parecer fotografías de pasaporte.

La capacidad de observación y la empatía son cualidades que no debes perder de vista a la hora de hacer fotografía de retrato, si tienes ambas cualidades ten por seguro que tus fotografías lograrán comunicar lo que desde un principio te planteaste y sin necesidad de decir una palabra, los rostros hablarán por sí solos.

Menú